Polémica por el semáforo nutricional desarrollado por seis multinacionales

Seis grandes multinacionales se han puesto a una parte del sector en contra tras diseñar un polémico sistema de etiquetado: se trata de una especie de ‘semáforo nutricional’ que utiliza los colores verde, ámbar y rojo para indicar si el consumo de un determinado producto es más o menos adecuado para la salud. Hasta aquí todo correcto, si no fuera porque la nueva etiqueta hace alusión a la proporción más adecuada para consumir –y no a la composición nutricional en sí-. Es decir, un paquete de galletas elevado en calorías puede usar el color verde si en la letra pequeña especifica que la cantidad idónea para ingerir es de cuatro galletas por día, por ejemplo.

Así funcionará el “sistema de etiquetado nutricional evolucionado”, como lo denomina Nestlé. El gigante suizo es uno de los grupos que ha tomado la iniciativa junto a Coca-Cola, Mars, Mondelez, Cadbury y Pepsico, siguiendo las recomendaciones de Bruselas. La Comisión Europea instó a la autorregulación por parte de las empresas, si bien tiene pendiente sacar el nuevo reglamento que asentará las bases en toda Europa.

‘Mayor claridad’
“Aspiramos a un etiquetado más claro, aportando una valoración sobre la ingesta más adecuada por colores”, explican fuentes de Nestlé. La compañía dice desconocer cuándo lo podrán poner en marcha tanto en España como en los demás países europeos, aunque el proyecto ya está terminado.

Según Nestlé, este sistema nace como respuesta a la demanda de los consumidores. “Lo tendrán claro de un vistazo. Va más allá de lo que tenemos implantado ahora mismo”, sostienen desde la multinacional. Actualmente -la etiqueta nutricional es obligatoria desde el 13 de diciembre de 2016- las empresas deben especificar el contenido de grasas, azúcares y sal de los alimentos.

‘Tramposo’

No obstante, hay quien considera que el nuevo sistema es tramposo, va a generar gran confusión entre los clientes, puede generar situaciones de competencia desleal o incluso suponer un peligro para la salud, sobre todo porque la mayoría de los consumidores no tiene tiempo para pararse a analizar con lupa el significado cada etiqueta.

Las organizaciones de consumidores temen que los fabricantes indiquen porciones deliberadamente pequeñas de productos con altos contenidos en grasas, azúcares o sal para poder incluir el color verde en las etiquetas, aunque el alimento en cuestión sea de todo menos saludable. Además, es complicado determinar una porción adecuada para todos porque cada persona tiene características diferentes.

“Toda autorregulación puede inducir a error. Lo que se haga en materia de etiquetas siempre debe venir acompañado por los porcentajes de ingredientes para que los consumidores sean conscientes de lo que toman”, sostiene Rubén Sánchez, portavoz de FACUA.

“Tanto OCU como la organización de consumidores europeos BEUC consideramos positivo que estas compañías reconozcan que los semáforos ayudan al consumidor a elegir alimentos más saludables”, explica Enrique García. Sin embargo, el hecho de que las empresas hayan elegido expresar los semáforos por porción en lugar de 100 ml/g “hará que sea más difícil para los consumidores comparar las etiquetas y descubrir qué producto es más saludable”.

Reglamento 1169/2011

Desde hace un año, todos los fabricantes están obligados a mostrar la información nutricional del producto en la etiqueta por 100 gramos o por 100 mililitros, de acuerdo al Reglamento europeo 1169/2011. Les permite además que, de forma complementaria y voluntaria, puedan mostrarla “en porciones y usando otras formas de expresión (pictogramas o símbolos, como el semáforo nutricional), siempre y cuando cumplan ciertos criterios: deben ser comprensibles para los consumidores y no obstaculizar la libre circulación de mercancías”, tal y como se adviertedesde Aecosan.

En España, la cadena Eroski fue pionera en ofrecer todos los productos de su marca con el semáforo nutricional. En 2006, decidió implantarlo después de escuchar a los consumidores. «Nos decían que no entendían bien las etiquetas. Durante meses analizamos qué sistemas se estaban utilizando en Europa e hicimos una encuesta en las 17 regiones españolas (500 personas de forma presencial, más 5.000 por internet) con distintas opciones y, al final, la tasa de aceptación del semáforo nutricional fue superior al 80%, al considerarlo más claro, más útil y más rápido a la hora de elegir», explica Alejandro Martínez, director de Salud de Eroski.

Urgencias

Las urgencias por avanzar en una solución que nazca desde la propia industria tienen que ver con el calendario. Como reconocen desde Bruselas, está previsto que para finales de 2018 se presente un informe sobre este tipo de etiquetados, sus efectos y la conveniencia de una armonización.

- Ver elconfidencial.com / 14-11-2017
- Ver diariosur.com/ 3-11-2017
 

 

[Concurso fotos] VIII Concurso fotográfico del Colegio de Veterinarios
Participa
[Ciudadanos] Información a los ciudadanos
Accede a la web
No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad
[Revista] Descárgate aquí el boletín CVCV

Síguenos: y Twitter Facebook

Acceso usuarios
¿Ha olvidado su contraseña?

¿Eres colegiado y no te has dado de alta en la web?
Haz clic aquí para darte de alta.

Visita nuestro tablón de anuncios

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas
y de servicios veterinarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -