Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -
Política de cookies +

Almacenamiento de alimentos no frigorífico

En todos los hogares tendemos por comodidad a almacenar alimentos. Pero no siempre los guardamos del modo más apropiado. Hacerlo correctamente permite que se mantengan sus cualidades, alarga su vida útil y evita muchos riesgos.

A continuación haremos referencia a los alimentos que no necesitan frío para almacenarse. De entrada hay dos cuestiones básicas. Una, es mirar cuando compramos las fechas que limitan su consumo, para evitar no solo los alimentos caducados, si no también aquellos que no les quede suficiente margen de tiempo para nuestras necesidades. Y la otra, leer detenidamente el etiquetado de todos los productos, para ver si el fabricante da alguna instrucción particular, sobre medidas de conservación.

Estos alimentos que se pueden almacenar a temperatura ambiente, ¿cómo los guardamos en la despensa? Conviene seguir un orden determinado en su distribución: los de primera necesidad y uso más frecuente, se colocarán más cerca y a la vista, preferiblemente ordenados por grupos. Aquellos de los que guardemos una cierta cantidad, se dispondrán de forma que queden a la mano los que compramos hace más tiempo, para evitar problemas con las fechas de caducidad o de consumo preferente.

Algunos productos tienen requerimientos específicos, como las patatas, que conviene guardar en recipientes de rejilla para permitir que se aireen. O como los aceites, que si se han de almacenar largo tiempo, estarán al resguardo de la luz, para no facilitar que se oxide la grasa y se enrancien. Otros, como los huevos, aunque se pueden almacenar perfectamente en la despensa, si lo hacemos en el frigorífico, alargaremos su duración.

Muchos alimentos en envases cerrados se conservan perfectamente en la despensa, sin necesidad de ocupar un espacio en la nevera: encurtidos, conservas, salsas envasadas, mermelada, leche esterilizada. No obstante todos ellos, una vez abiertos, hay que tratarlos como productos perecederos, y por ello, conservarlos refrigerados. En el caso de alimentos deshidratados y artículos como arroz, pasta y frutos secos, una vez abierto su envase, se conservan mejor en recipientes de cierre hermético.

Lo que sí es importante recalcar es que se mantengan separados los insecticidas, productos de limpieza y similares. Y sobre todo, nunca usar envases vacíos de alimentos, de ningún tipo, para guardar estas sustancias.

Como ven, en todo esto se trata de combinar sentido común, con unas pequeñas nociones sobre las características de los alimentos. Pero llevar a la práctica algo tan sencillo siempre conlleva mejorar nuestra seguridad.

 

Sabias que...

Los gatos son más receptivos a la socialización entre la segunda y la séptima semana de edad. Es fundamental un contacto suficiente con el humano antes de cumplir las siete semanas.

No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas y de servicios veterinarios

Servicios técnicos al ciudadano

Peritos Judiciales

Análisis triquinoscópicos

Veterinaria con gato

Puedes ver nuestros videos en:
canal veterinarios


Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante

Mendez Nuñez, 38 · 03002 Alicante
Tel.: 96 521 41 11 · correo electrónico