IVA, intrusismo, exceso de facultades o carencias en la formación, marcan el debate sobre el futuro del sector


La aún insatisfecha bajada del IVA a los servicios veterinarios, el exceso de oferta universitaria y de facultades de Veterinaria pero también las carencias formativas y la ausencia de especialidades o el intrusismo de algunas profesiones y entidades animalistas fueron las temáticas que marcaron la mesa redonda sobre el ‘Presente y futuro del sector clínico’. El citado debate fue uno de los ‘platos fuertes’ del II Congreso de la Asociación Empresarial de Veterinarios Clínicos de la Provincia de Alicante (AEVA), en el que colaboró el Colegio de Alicante (Icoval) y que se celebró en el recinto ferial de esta ciudad los días 30 de noviembre y 1 de diciembre.

Si bien se dió un amplio turno de preguntas en el que los veterinarios -asistieron más de un centenar- pudieron participar de manera muy activa, el debate y la exposición primera fue básicamente ‘a cuatro’. La primera intervención corrió a cargo del anfitrión y presidente de AEVA, Isidor Mollà quien, tras una breve alocución, cedió el turno a la presidenta de Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE), Delia Saleno. En tercera instancia participó el presidente de Icoval, Gonzalo Moreno del Val y en último lugar lo hizo el decano de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia, Gaspar Francisco Ros.

Intrusismo

El intrusismo, como en la anterior edición de este congreso, sobrevoló el debate en varias ocasiones. Fue el responsable de AEVE quien más énfasis puso a la hora de censurar la “oferta existente de servicios equivalentes a los nuestros pero que son realizados sin nuestra cualificación y en condiciones sanitarias dudosas”, dijo en clara referencia a la labor de algunas organizaciones animalistas que en ocasiones también gestionan refugios y albergues.

“Distorsionan la imagen de nuestro colectivo pero aún así, tenemos problemas para abordar este asunto ante la opinión pública, que les sigue siendo favorable”, apuntó Mollá.

Bajada pendiente

La presidenta de CEVE, por su parte, dio cuenta de la enrevesada trayectoria que patronal, colegios y otros colectivos iniciaron en 2016: contactos con diputados, presentación de informes y la tramitación seguida en el Parlamento hasta hacer incluir, por fin, la reducción del IVA veterinario en los Presupuestos del Estado de 2019, que siguen sin aprobarse.
Saleno detalló que en todo este proceso los distintos colectivos han ganado para la causa ya a los grupos de izquierda -PSOE, Podemos- o los independentistas catalanes, estuvo cerca de conseguirse con C’s y fue el Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro quien vetó el apoyo a esta medida.

Moreno del Val, por su parte, explicó que a este respecto “quizá hemos errado en nuestra estrategia. Como científicos, como sanitarios, más allá de los argumentos tributarios o jurídicos quizá teníamos que haber aportado también datos empíricos sobre cómo el tratamiento fiscal que se aplica al sector clínico también ha influido en la salud pública”.

Y en este contexto enmarcó el proyecto que, de la mano de la Universidad de Murcia, ha iniciado Icoval para estudiar la prevalencia de los parásitos gastrointestinales de interés zoonótico en los perros de esta provincia. “Hay estudios que indican que durante la crisis y la subida del IVA las desparasitaciones se redujeron un 35% y otros acreditan que la prevalencia de estos parásitos aumentó en este periodo hasta el 40%”, explicó para interrelacionar un fenómeno y otro. “Con estos argumentos es posible que, en breve, Ciudadanos de la Comunitat convenza a la formación a nivel nacional para incluir la rebaja del IVA veterinario entre sus objetivos”, avanzó.

Exceso de oferta y lagunas

El decano murciano de Facultad de Veterinaria se mostró autocrítico al analizar las carencias que algunos de los presentes también señalaron en la formación de los nuevos egresados así como en la oferta de másteres de postgrado, que atribuyó en buena medida a los perniciosos efectos de la llamada ‘reforma de Bolonia’. La ausencia de una especialidad o, cuando se da -como en el caso de la promovida por el CGCVE para los veterinarios de équidos- la falta de oficialidad del título fueron otros de los aspectos también debatidos.
Éso y -teniendo en el horizonte el último proyecto de otra facultad privada en Murcia-, el exceso de la oferta universitaria de Veterinaria. Tanto la presidenta de CEVE como el de AEVA coincidieron en la incapacidad del sector clínico para absorber tal volumen de licenciados y en destacar los problemas que, pese a ello, existen para contratar determinados perfiles más concretos.

¿Cuánto vale mi clínica?

Fondos como Collins, Aspad, Anicura o Columna Capital, con experiencia en otros países de nuestro entorno, ya han adquirido hospitales y clínicas. En este contexto, la conferencia ‘¿Cuánto vale mi clínica?’ pronunciada por Pere Mercader, director de Veterinary Management Studies, despertó especial interés entre los empresarios asociados en AEVA.
Mercader, sin embargo, no defendió la conveniencia de tasar una clínica por la irrupción de estos operadores -que también- sino que lo hizo para así afrontar casuísticas más ‘cotidianas’ (ruptura entre socios, fallecimiento de uno de ellos, nuevos inversores, la ampliación del centro...).

EVITDA, la clave

Frente a la creencia común, el consultor detalló que estos centros no se suelen valorar por su facturación anual, ni siquiera por el precio de otras clínicas de su entorno: el comprador suele limitarse a aplicar un multiplicador al EVITDA (Beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) para después realizar ajustes. Los factores que determinarán tales reducciones serán: gastos del negocio no contabilizados (por ejemplo el alquiler del local); aquellos otros privados a cargo de la empresa (un leasing de un coche...); si los salarios de los socios se ajustan al mercado o lo que convino en llamar el peso de la “contabilidad creativa”.

Mercader también analizó los factores que contribuyen a aumentar el valor del negocio: tener una contabilidad clara para evitar dudas en el comprador; aplicar sistemas y protocolos de trabajo que relativicen el papel personal del socio vendedor en la marcha de la clínica (aunque normalmente exigirán su permanencia unos años); tener “ingresos de calidad”, con valor añadido; valorar la reputación del centro entre clientes o en las redes sociales...
 

 

[Concurso fotos] VIII Concurso fotográfico del Colegio de Veterinarios
Participa
[Ciudadanos] Información a los ciudadanos
Accede a la web
No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad
[Revista] Descárgate aquí el boletín CVCV

Síguenos: y Twitter Facebook

Acceso usuarios
¿Ha olvidado su contraseña?

¿Eres colegiado y no te has dado de alta en la web?
Haz clic aquí para darte de alta.

Visita nuestro tablón de anuncios

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas
y de servicios veterinarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -