El plan voluntario contra resistencias en el porcino logra reducir un 80% la colistina

La jornada sobre ‘Resistencias Antimicrobianas’ celebrada el 30 de enero logró llenar el salón de actos de la Dirección General (DG) de Salud Pública en Valencia. La convocatoria, sin embargo y elocuentemente, no era exclusiva de este área sino compartida con la DG de Farmacia y la DG de Agricultura. Los departamentos autonómicos de Sanitat y de Agricultura organizaban pues el evento, en un ejemplo más de la política que a nivel europeo se quiere impulsar en esta materia y que se sintetiza bajo el principio One Healyh. Tras este primer encuentro dedicado a las resistencias en el área de ‘producción animal’ habrá una segunda jornada específica sobre ganadería y una tercera abordará el problema generados por el abuso de antibióticos en el ámbito hospitalario y de atención primaria, cuyas fechas están por determinar.

Y en este terreno, el de la afección para la salud pública derivado del uso de antibióticos en las granjas, uno de los datos más esperanzadores fue brindado por Consuelo Rubio, responsable del Departamento de Medicamentos Veterinarios de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y protagonista del diseño del PRAN (Plan Nacional frente a la Resistencia de Antinióticos) 2014-2018. Porque uno de los mayores éxitos de este plan global se ha dado ya en ganadería, concretamente, con la aplicación del ‘Programa Reduce Colistina’, que fue suscrito en septiembre de 2016 y que en menos de dos años ha logrado resultados que Rubio no dudó en tildar de “espectaculares”: en 2015 el consumo en nuestro país se situaba en 51,09 mg/PCU -el más alto de Europa-; en 2016 quedó reducido a 23,91 mg/PCU y en el primer semestre de 2017 se situó en 9 mg/PCU, con una reducción pues de más de un 80% y muy cerca del objetivo marcado de 5 mg/PCU para este año.

Según enfatizó Rubio, este acuerdo se ha ejecutado con el compromiso “voluntario” de las asociaciones de veterinarios y patronales del sector porcino y ha logrado, además, hacerlo controlando el recurso a la neomicina y/o apramicina como sustitutos.

A este programa le están siguiendo otros, también voluntarios, como el firmado en el sector cunícola, el avícola y más recientemente el bovino. Éste último, en concreto, se ha planteado como meta para el vacuno de carne llegar al año 2020 logrando no usar antibióticos.

 

Recogida de datos

Una de las medidas prioritarias del PRAN, según matizó Rubio, es mejorar el sistema de recogida de datos sobre prescripción veterinaria. En este sentido, avanzó que en breve se publicará un RD para crear una base de datos nacional basada en las plataformas de receta electrónica autonómicas creadas para los animales de abasto en la que se volcarán todas las prescripciones de antimicrobianos.

 

¿Fin medicina moderna?

La responsable de la AEMPS informó de todo ello mucho después de ilustrar hasta qué punto este asunto afecta a la salud y la economía con carácter mundial: en 2050 se prevé que las resistencias maten indirectamente por infecciones a diez millones de personas en el mundo, más que el cáncer); en Europa son 37.000 los fallecimientos al año y en España 2.500, con un impacto económico de 150 millones de euros.

En esta misma línea se pronunció antes la catedrática de microbiología de la Universidad Politécnica de Valencia, María Antonia Ferrús. La científica alertó que “hoy no existe una familia de antibióticos que no presente alguna resistencia”. Cada vez, según explicó, es más común tener que recurrir a antimicrobianos de ‘última edición’, que ya están siendo también superados por lo que “estamos sufriendo la ‘tormenta perfecta’ que nos conduce a una era sin o con pocos antibióticos efectivos, lo que es casi tanto como decir al fin de la medicina moderna”.

 

Herramienta ‘esencial’

Lorenzo Fraile, consultor de granjas y doctor en Veterinaria por la Universidad de Lleida, arrancó su intervención con dos sentencias contundentes: “(los antobióticos) los necesitamos porque son una herramienta esencial” y “tratar a un animal enfermo es una responsabilidad deontológica ineludible”. A pariir de tales premisas centró su exposición en qué medidas tomar para hacer un uso racional de tales fármacos, haciendo más preciso el diagnóstico de las enfermedades a partir de datos epidemiológico, con un régimen posológico correcto, evitando usos no recogidos en el etiquetado, preocupándose por las posibles reacciones adversas y reportándolas... Y más allá de tales prácticas se centró en detallar aquellas medidas que afectan al medio ambiente de la explotación (instalaciones, bioseguridad), a la alimentación y al bienestar de los animales que también evitarían tener que recurrir a los antimicrobianos.

Fraile coincidió con el subdirector general de Agricultura, Vicente Marzá o con la propia responsable de la AEMPS en atribuir el éxito de planes como el de la colistina a que “la no presencia o la reducción de antibióticos se ha convertido en un arma comercial clave para la industria cárnica”.
 

[Concurso fotos] VIII Concurso fotográfico del Colegio de Veterinarios
Participa
[Ciudadanos] Información a los ciudadanos
Accede a la web
No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad
[Revista] Descárgate aquí el boletín CVCV

Síguenos: y Twitter Facebook

Acceso usuarios
¿Ha olvidado su contraseña?

¿Eres colegiado y no te has dado de alta en la web?
Haz clic aquí para darte de alta.

Visita nuestro tablón de anuncios

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas
y de servicios veterinarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -