Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

Diabetes en las mascotas

Diabetes en las mascotas
Diabetes en las mascotas

La diabetes es una enfermedad metabólica caracterizada por eliminación excesiva de orina, adelgazamiento, sed intensa y otros trastornos generales. Al hablar de un paciente diabético no sólo nos referimos a personas: es una de tantas enfermedades que compartimos el ser humano y los animales. Existen varios tipos de diabetes entre las que fundamentalmente cabría distinguir tres: mellitus, gestacional e insípida:

Diabetes mellitus: enfermedad endocrina que se caracteriza por la presencia de un exceso de glucosa en sangre y en orina, debido a una mala utilización de la hormona insulina por parte del organismo (diabetes mellitus tipo I) o a la deficiencia absoluta de dicha hormona (diabetes mellitus tipo II).
Diabetes gestacional: es un subtipo de diabetes mellitus que puede aparecer en hembras gestantes (mujeres y animales), ya que durante el embarazo, en ocasiones, las hormonas propias de la gestación interfieren con la hormona de la insulina.
Diabetes insípida: enfermedad endocrina que se presenta cuando los riñones son incapaces de conservar el agua en el organismo tras filtrar la sangre, debido a una deficiencia absoluta o relativa de una hormona llamada vasopresina.

¿Cómo se diagnostica?
Dependiendo del tipo de diabetes se realizarán unas u otras pruebas:
-Valorar los síntomas del paciente.
-Análisis de sangre (generales y específicos).
-Análisis de orina (generales y específicos).
-Prueba de privación de agua (propia de diabetes insípida).
-Electrocardiograma.
-Pruebas de imagen: radiografía, ecografía, etc.

Tratamientos
En función del tipo de diabetes que padezca el paciente se prescribirá uno u otro tratamiento. Ya que la diabetes mellitus es la más frecuente, a continuación describiremos en qué puede consistir su tratamiento (considerando las variaciones de cada paciente, el veterinario determinará el protocolo más adecuado).
-Administrar insulina.
-Fármacos hipoglucemiantes.
-Dieta para diabéticos.

El objetivo del tratamiento de la diabetes mellitus es conseguir regular los niveles de glucosa en sangre y en orina (la excesiva concentración) para evitar las posibles complicaciones, y reducir así la presentación de los síntomas. Son pacientes que necesitan un seguimiento veterinario cada cierto tiempo.

La insulina
La insulina es una hormona que en condiciones de normalidad es secretada por el páncreas. Es la encargada de transformar los azúcares procedentes de los alimentos en glucosa, para que ésta llegue a todas las células del organismo y les suministre la energía necesaria. Esta hormona tiene un papel muy importante en el metabolismo de los animales; por eso, cuando falta o falla debe ser administrada al animal.

Síntomas de la diabetes
Los síntomas que un propietario puede apreciar inicialmente a simple vista son:
Polidipsia (beber mucha agua): se considera polidipsia cuando un gato o un perro ingieren más de 80-100 ml/kg/día de agua, respectivamente.
Poliuria (orinar mucho): se considera poliuria cuando un gato o un perro orinan más de 40-50 ml/kg/día, respectivamente.
Es importante tener en cuenta que otras muchas enfermedades también presentan estos dos signos.
En cuanto se observen estos síntomas en la mascota hay que acudir al veterinario para realizar una exploración completa y diagnosticar la enfermedad concreta que padece.

Cetoacidosis diabética
La cetoacidosis diabética o diabetes complicada es una situación de urgencia médica. Consiste en la evolución de una diabetes mellitus que no ha sido tratada o no se ha podido controlar. Los animales que padecen esta enfermedad presentan, además de polidipsia y poliuria, reducción de su actividad, debilidad, depresión, anorexia, pelaje desaliñado, deshidratación, vómitos, etc. Esta complicación puede desencadenar la muerte del animal, por lo que requiere atención veterinaria inmediata.