Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

El cuidado de los ojos

El cuidado de los ojos
El cuidado de los ojos

 Cuando las mascotas están sanas sus ojos son brillantes y transparentes y la conjuntiva (la parte que rodea el iris) es blanca. Las pupilas tienen el mismo tamaño y si se baja con el pulgar el párpado inferior, la zona interna es rosada, ni roja ni blanca. Los problemas empiezan si hay un exceso de lágrimas, si el párpado inferior es de color rojo, si no puede abrir uno o los dos ojos, si se observa algún cambio en el color del ojo o alguna parte más opaca que las otras... Frente a cualquiera de estos signos hay que acudir de inmediato al veterinario.

Enfermedades oculares más comunes
• Conjuntivitis: consiste en la inflamación de la membrana que cubre el ojo. Puede ser debida a infecciones, alergias, poca producción de lágrimas o irritación. En gatos, la conjuntivitis crónica a menudo es el resultado de infecciones provocadas por un virus.
• Queratoconjuntivitis seca: se produce cuando las glándulas lagrimales no generan líquido suficiente para lubricar el ojo. La pueden provocar enfermedades víricas, reacciones a fármacos, alergias o heridas.
• Úlcera corneal: se produce cuando algún objeto daña la córnea, existe una baja producción de lágrima o una infección bacteriana.
• Ojo cereza: con este término se designa un engrosamiento de la glándula lagrimal que se manifiesta en el ojo del perro como una masa de color cereza muy característica. Habitualmente se trata con cirugía.
• Epífora: un exceso de lágrimas produce manchas marrones en el pelaje cercano a los ojos del perro que son muy evidentes cuando el manto del animal es blanco.
• Glaucoma: la córnea se va volviendo opaca y el ojo se agranda debido a un incremento en la presión de los globos oculares.
• Ectropion: el borde del párpado se enrolla hacia el exterior de forma que el globo ocular queda menos protegido. Suele producirse con más frecuencia en el párpado inferior.
• Entropion: a diferencia del ectropion, en el entropion el borde del párpado se enrolla hacia adentro, de modo que la piel y los párpados rozan la superficie de la córnea y pueden causar alguna lesión.
• Catarata: se produce una opacidad del cristalino y puede provocar ceguera. Se observa como un velo blanco o azulado en el ojo del animal. Afortunadamente la cirugía da buenos resultados.

La limpieza en casa
Como en otras ocasiones la participación del propietario en la higiene de la mascota es fundamental. Hay que utilizar un algodón húmedo para mantener los ojos del animal limpios. El procedimiento es muy sencillo: debe colocarse en la parte más cercana a la nariz y pasarlo suavemente hasta el otro extremo con cuidado de no tocar la córnea para no dañarla. Si se limpian de este modo los ojos cada día se evitar la acumulación de legañas y que, como consecuencia, el perro se frote demasiado.

Recomendaciones para la limpieza
-Para limpiar los ojos deben utilizarse productos que no sean irritantes. En caso de necesitar alguno especial, lo recomendará el veterinario.

-Hay que realizar la limpieza todos los días, por la mañana, para quitar las legañas y también después de los paseos si se han realizado por caminos polvorientos o con mucho viento.

- Los cachorros se deben acostumbrar cuanto antes a la limpieza ocular.

- En coche es mejor viajar con la ventanilla subida para evitar que algún insecto, ramita, etc. pueda alcanzar el ojo del perro.

- Hay que tener mucho cuidado a la hora del baño y evitar que los champús o jabones toquen los ojos de las mascotas.

- Atención con las especies que tienen el pelo largo. Con unas tijeras de puntas redondeadas deberá cortarse el pelo alrededor de sus ojos para que el animal vea correctamente y evitar que se rasque sin parar.
 

-Si el perro se rasca con insistencia el área de los ojos es posible que exista un problema, por lo que hay que acudir lo antes posible al veterinario.