¿Por qué se limpia tanto?

Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

¿Por qué se limpia tanto?
¿Por qué se limpia tanto?

Los veterinarios llaman a este problema alopecia psicogénica y es un síndrome en el que se incluyen conductas como arrancarse el pelo, lamerse o mordisquearse en exceso la cola, los flancos o las zonas anales. En ocasiones la piel se tensa y se producen espasmos muscu-lares. El animal también puede vocalizar, saltar de repente o autoagredirse.

No se manifiesta de la misma manera en todos los animales; algunos pueden retorcerse o sa-cudirse y después concentrarse en lamer una parte de su cuerpo, o bien en correr y bufar.

Causas

Son varios los motivos que pueden llevar a un gato a desarrollar esta conducta. Por una parte estarían los estrictamente físicos como los problemas dermatológicos (atopia, picaduras de insectos, alergias), parásitos, alteración en su metabolismo, etc. y por otra, los que se relacionan con el estrés como la falta de atención por parte de sus propietarios, el fallecimiento de algún miembro de la familia, una mudanza, etc. En este último caso podría confundirse esta conducta con la ansiedad por separación. Sin embargo, la alopecia psicogénica, a diferencia de la ansiedad por separación, se prolonga más allá de los primeros 20 minutos después de la partida del propietario.

Por lo tanto es fundamental que el veterinario le realice una analítica completa para poder des-cartar cualquier problema físico.

Tratamiento

Una vez que el veterinario determine que el problema no es físico la solución pasa por distraer al animal cuando esté realizando estas conductas repetitivas. Por ejemplo, si al gato le gusta correr y perseguir presas, el propietario debería interactuar más con su animal y jugar de forma muy activa con él. Cuanta más actividad física realice el animal menos tiempo tendrá para estar preocupado con sus obsesiones. Aunque parezca imposible, a los gatos también se les puede enseñar a realizar órdenes sencillas como sentarse o acudir a la llamada a cambio de alguna recompensa alimenticia. Así que esta es una buena manera de ocupar el tiempo.

Esconder comida seca en diferentes lugares de la casa y hacer que el gato la busque, es otro modo de distraerle de su conducta repetitiva.

A estos gatos nunca hay que castigarlos ya que si la ansiedad es la causa de su patología una regañina lo único que conseguirá será acentuar dicho comportamiento.

También se puede actuar sobre el ambiente eliminando aquellos elementos que causen estrés: presencia de otros gatos que provoquen peleas, falta de estimulación en el interior de la casa, cambios en la atención que el gato recibe, etc.

Medicación

En algunas ocasiones el exceso de acicalamiento requiere un tratamiento farmacológico. Como sucede con los seres hu¬manos cada paciente es diferente por lo que será el veterinario el que determine tanto el producto que hay que administrar como su dosis. Hay que tener en cuenta que es posible que el tra¬tamiento se prolongue durante varios meses.

Parece ser que la acupuntura da buenos resultados con estos pacientes y también ayuda, en general, con los problemas compulsivos y de ansiedad.

  • ¿Qué hay que hacer?
  • Nunca castigar al animal.
  • Interrumpir la conducta repetitiva distrayéndole con otras actividades:
  • hacer un ruido inusual.
  • hacerle realizar otra conducta y recompensarle por ello.
  • Mantener la rutina diaria del gato. El propietario debería jugar con el gato y alimentarlo a la misma hora del día, ya que a los felinos les gusta la rutina.
  • Ofrecer un ambiente rico en estímulos.
  • Proporcionar medicación para controlar la ansiedad, si el veterinario así lo indica.