Zoonosis

Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

Zoonosis
Zoonosis

Las enfermedades transmitidas por los animales a las personas reciben el nombre de zoonosis. Cualquier animal (de compañía, de granja, exótico, salvaje, etc.) puede transmitir enfermedades a los humanos. Dependiendo del tipo de contacto que tenga una persona con los animales, tendrá mayor o menor riesgo de contraer determinadas enfermedades. Conviene conocer qué tipo de zoonosis existen y cuál es la mejor manera de evitarlas.

¿Cómo se transmiten?
En la actualidad el fenómeno de la globalización y el del cambio climático influyen en la casuística de las zoonosis y en su distribución por el mundo.
Muchas de estas enfermedades zoonóticas son parasitarias y tienen una transmisión oral, ya que aparecen por consumir alimentos infectados con los parásitos de animales. Otras patologías se transmiten por vectores que han estado en contacto con animales infectados, como por la picadura de pulgas, garrapatas, insectos o mosquitos. Y por concluir, diremos que existen diversas formas de transmisión por convivencia cercana o contacto directo con los animales enfermos (virus, bacterias, hongos, ácaros de la sarna, etc.).


Si conoces las enfermedades y su modo de transmisión, sigues unas medidas higiénicas básicas y cumples el calendario de desparasitaciones y vacunaciones, estarás realizando una correcta prevención frente a las zoonosis.
 

Las más importantes
Es importante aclarar que, afortunadamente, la incidencia de muchas de estas zoonosis de perros y gatos en nuestro país no es alarmante, ya que se trata en su mayoría de enfermedades tropicales, pero siempre existe un riesgo potencial.
Las personas que tienen más probabilidades de verse afectadas por estas enfermedades son aquellas con un sistema inmunitario más débil: niños, ancianos, embarazadas, enfermos de leucemia o de sida, etc.


Leishmaniosis
Es una enfermedad parasitaria transmitida por la picadura del insecto flebotomo. Dicho insecto se infecta al picar a un perro enfermo; es entonces cuando adquiere el parásito de la Leishmania y puede transmitir la leishmaniosis a otra víctima al picarla. Es una enfermedad frecuente y grave en el perro en determinadas zonas del país, pero pocas veces afecta a personas sanas.


Enfermedad por arañazo del gato

Como su propio nombre indica se contagia a través de heridas (arañazos, mordeduras o con-tacto con saliva) provocadas por gatos que estén infectados con la bacteria

Bartonella henselae.

Estudios revelan que los gatos adquieren dicha bacteria a través de picaduras de pulgas que albergan dicha bacteria en su saliva.
 

Filariosis
Es una enfermedad parasitaria muy conocida en nuestro país por su incidencia y gravedad en las mascotas. Se transmite por la picadura de mosquitos (también en las personas) y las lesiones propias de la enfermedad son debidas al desarrollo del parásito en el interior del organismo del enfermo.
 

Fiebre botonosa del Mediterráneo
Por nuestra condición de país mediterráneo, esta enfermedad tiene cierta importancia. Se transmite por la picadura de garrapatas procedentes de mascotas infectadas por la bacteria Rickettsia coronii.


Toxoplasmosis
Importante para las embarazadas, ya que si padecen esta enfermedad durante la gestación, el feto puede sufrir alteraciones. Es una enfermedad parasitaria provocada por Toxoplasma gondii que se transmite vía oral, al ingerir los huevos microscópicos de este parásito. El animal reservorio de Toxoplasma es el gato. Si el felino está infectado, elimina los huevos de este parásito a través de las heces. Una mujer embarazada que ha convivido siempre con su gato no tiene por qué deshacerse de la mascota, pero sí debe seguir unas medidas higiénicas más estrictas y poner más atención en la alimentación. Cualquier mujer embarazada debe seguir unas pautas higiénicas básicas, aunque no conviva con gatos.


Para la prevención de la infección por Toxoplasma gondii pueden tomarse estas precauciones:
Ser humano
• No consumir carne cruda o no cocinada suficientemente.
• Limpiar efusivamente los objetos (enseres de cocina) que han estado en contacto con carne cruda.
• Llevar guantes durante los trabajos de jardín y lavarse posteriormente las manos.
• Lavar con cuidado la fruta y la verdura antes de su consumo.
• No consumir leche fresca sin pasteurizar.
• Hervir el agua antes de beberla, si su origen no es de confianza.
• Limpiar a diario las cajas sanitarias de los gatos. En ningún caso lo deberán hacer sin guantes las embarazadas o las personas inmunodeprimidas.
• Lavarse frecuentemente las manos, pero sobre todo antes de comer.
Gato
• Alimentarlo preferiblemente con pienso o comida enlatada, cocinar la carne suficientemente o congelarla durante al menos 3 días a -20 ºC.
• Impedir que el gato (también perro) se revuelque o coma excrementos.
• Mantener al gato exclusivamente en régimen casero e impedir que cace.
• Consultar al veterinario sobre los análisis para detectar Toxoplasma gondii en el gato y su tratamiento si procede.