Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

¿Alimento seco o húmedo?

¿Alimento seco o húmedo?
¿Alimento seco o húmedo?

Una buena nutrición es fundamental para mantener la buena salud de la mascota y evitar problemas cardiovasculares, digestivos, etc. Por lo tanto es muy importante escoger el tipo de alimento apropiado para cada animal. Sin lugar a dudas el veterinario es quien mejor puede ayudar en esta tarea.

¿Qué alimento escoger?
No es lo mismo alimentar a un cachorro que a un animal de 10 años, ni tampoco tiene las mismas necesidades energéticas un Chihuahua que un San Bernardo. Por lo tanto lo primero que hay que hacer es identificar la etapa de la vida en la que se encuentra el animal y la actividad que realiza para darle el alimento que más se ajuste a sus necesidades.

Clasificación de los alimentos comerciales
Los alimentos que elaboran las casas comerciales se pueden clasificar en función de diferentes criterios: sistema de procesado, ingredientes, método de conservación, calidad, etc. Uno de los más sencillos es el que los clasifica teniendo en cuenta el método de procesado, el de conservación y el contenido en humedad. Así, se puede hablar de alimento seco y húmedo.

Alimentos secos
El ingrediente principal es la carne (pollo, cordero, pavo, etc.) y también contiene cereales molidos, algunos productos lácteos, vitaminas y minerales. Se elaboran mediante un proceso que permite una cocción rápida del almidón de los alimentos de modo que se aumenta la digestibilidad y el sabor del producto final.


Los alimentos secos son más económicos que los húmedos o enlatados y se pueden almacenar durante bastante tiempo sin que se deterioren. Además, a diferencia de los alimentos enlatados se pueden dejar en el plato durante todo el día, por lo que este tipo de producto es el que utilizan habitualmente los propietarios de mascotas. Otra de sus ventajas es que el proceso de masticación y trituración ayuda a eliminar el sarro y a retrasar la aparición de la placa dental.

Alimentos húmedos
Los alimentos húmedos poseen una composición similar a la del alimento seco, es decir, carne, cereales, vitaminas y minerales, si bien cambia el modo de preparación: se cocinan y mezclan todos los ingredientes húmedos, se colocan en una lata, se sella y se esteriliza.


Los alimentos enlatados tienen un elevado contenido en grasa que refuerza la textura y el sabor del producto y hace que sean, por lo tanto, más apetecibles para la mascota. Hay que tener cuidado con este tipo de alimentos ya que como a las mascotas les gustan tanto no saben cuándo dejar de comer. En este sentido es importante que el propietario controle y proporcione solo la cantidad estrictamente necesaria.


Los principales inconvenientes de las latas son su elevado precio y que una vez abiertas deben conservarse en la nevera y retirar el alimento que se ha puesto en el plato al poco tiempo de servido.

Golosinas
Las golosinas para mascotas de todo tipo de formas y sabores han proliferado en los últimos años debido sin duda a la diferente actitud que han adoptado los propietarios frente a los animales de compañía: actualmente dar una golosina a un perro es más un gesto de cariño que una necesidad nutritiva.
 

La gran mayoría de golosinas o “bocaditos” tienen una fórmula nutricional equilibrada. Sin embargo, no sirven para alimentar al animal de forma exclusiva puesto que tampoco están comercializados para ello.

Recuerda
Los alimentos para mascotas están formulados para satisfacer todas las necesidades nutricionales del animal. La elección del más adecuado dependerá del estilo de vida que lleve, así como de la raza y de la etapa de vida en la que se encuentre. El veterinario es quien debe aconsejar sobre cuál es el más adecuado para un perro o gato. El propietario ha de recordar también que es el encargado de ponerle la comida en el bol, así que debe ser firme y no ceder a su mirada de pena o a su continua demanda de alimento. Ofrecerle toda la comida que quiera puede hacer que aumente de peso y eso, a su vez, tendría consecuencias muy negativas en su salud.


Una mascota bien alimentada es un animal sano y eso se nota en el buen desarrollo de sus huesos, músculos, pelaje y en el buen funcionamiento de sus órganos internos.