Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

Embarazo psicológico

Embarazo psicológico
Embarazo psicológico

 El ciclo reproductor de las perras recibe el nombre de ciclo estral, por su fisiología hormonal y su duración. El aparato reproductor de las hembras caninas tiene unas características particulares, y los cambios hormonales que se dan durante el celo pueden desarrollar con relativa frecuencia lo que se conoce como embarazo psicológico.

¿Qué es?
El embarazo psicológico, también conocido como pseudogestación, se caracteriza por la aparición, en hembras enteras (sin esterilizar), de una serie de instintos maternales y de unos cambios físicos en el cuerpo de la hembra, sin estar realmente gestante. Los propietarios de estas pacientes comentan durante la consulta que “acaba de tener el celo y se cree que ha sido madre”. Es una alteración frecuente en perras y rara en gatas, pero no imposible.


Este comportamiento se produce en las hembras por un desequilibrio hormonal. La pseudogestación sucede entre las 6-8 semanas posteriores a un celo infértil, en el que los ovarios, y más en concreto los cuerpos lúteos, secretan un exceso de la hormona prolactina. Esta hormona es la responsable de la pseudogestación.


Entre otras, las funciones de la prolactina serán:
-Crecimiento y diferenciación de la glándula mamaria.
-Mantenimiento de la lactación.
-Comportamiento materno y sexual.

Cambios
Los cambios que se pueden observar en estas hembras son:
-Intenta crear un “nido” para su descendencia imaginaria.
-Adopta objetos inanimados (peluches) o a otras mascotas como si fueran sus crías.
-Le aumenta el tamaño de las mamas.
-Aparece una secreción similar a la leche materna.

A algunos propietarios estos comportamientos les pueden parecer curiosos o graciosos, y aunque muchos especialistas lo consideran como un problema fisiológico normal en las perras en su estadio inicial, también puede desencadenar alteraciones más graves.

Las consecuencias
El comportamiento y la salud de las hembras con pseudogestación pueden verse alterados con problemas como:
-Irritabilidad: incluso puede llegar a morder a su dueño, cosa que nunca antes había hecho.
-Inquietud: parece desesperada por cuidar a sus crías imaginarias.
-Jadeo.
-Anorexia.
-Vómitos.

Si durante la pseudogestación la hembra presenta secreción láctea (galactorrea), la acumulación de la leche en las mamas, ya que no existen crías reales que se la extraigan, puede llegar a provocar una grave infección.

Si el problema se repite
En algunas ocasiones es un problema repetitivo y suele aparecer frecuentemente en la hembra tras los periodos de celo. De hecho, es común que cuando una hembra padece este problema lo vuelva a presentar en futuros celos.


1. Cuando la aparición de este falso embarazo se convierte en algo muy reiterativo, puede deberse a algún tipo de problema en los ovarios, por ejemplo quistes ováricos o incluso tumores.
2. Es frecuente que en estos embarazos psicológicos se produzca galactorrea o eliminación de secreción láctea por las mamas. Esta secreción se mantiene si la hembra se lame las mamas de forma constante o si alguna otra mascota (gatito o cachorro) le sigue mamando.
3. Tras una pseudogestación se cree que aumenta el riesgo de que la hembra padezca una infección de útero, también llamada piometra.

Tratamiento
Dependiendo de la intensidad de los síntomas y de la duración, o reiteración del proceso, se opta por una terapia distinta:
-Tratamiento médico.
-Tratamiento quirúrgico: esterilización.

En los casos leves, muchas veces se prefiere no tratar, pero mantener vigilada a la hembra durante futuros celos. Si se decide esterilizar a la hembra, es preferible realizar la cirugía una vez se haya superado la pseudogestación, porque si no pueden aparecer efectos secundarios.