Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -
Política de cookies +

El perro “Deportista”

Cada vez más la gente se preocupa por que su perro haga alguna actividad física especial. En la actualidad no es extraño ver a una persona corriendo, acompañada de su mascota. También cada vez existen más y mejores grupos de Agility, deporte de habilidad y destreza, que consiste en que los perros conducidos por una persona vayan superando diversos obstáculos.

La capacidad para desarrollar una de estas actividades, un deporte al fin y al cabo, depende de la genética del animal, del tipo de entrenamiento que tenga, y de la alimentación que reciba. Aunque es primordial el deseo e interés del animal por cumplir sus funciones. Si un perro de caza no tiene el más mínimo interés por marcar la pieza, o si un perro pastor no tiene deseos de cuidar el rebaño, su genética, el mejor de los entrenamientos y la más cuidada alimentación, pierden toda su fuerza.

Las características genéticas de un perro deben adecuarse lo más posible al tipo de ejercicio que vaya a realizar...es difícil imaginarse a un San Bernardo corriendo detrás de un señuelo de liebre, o a un “Lulú” de Pomerania haciendo presa.

Un correcto plan de entrenamiento debe asegurar que la intensidad, duración y frecuencia se correspondan con la capacidad real del animal, así como con el nivel deseado de rendimiento. Ahora bien, sea cual sea el plan de trabajo, el ejercicio debe ser constante. Son muchos los perros deportistas que están mal entrenados, generalmente por tener una actividad estacional; como en el caso de los perros de caza: gran parte del año inactivos y periodos de tiempo concretos con gran actividad.

En cuanto a la alimentación, evidentemente por muy adecuada que sea, jamás contrarrestará las deficiencias genéticas o las de un entrenamiento equivocado. Lo que sí nos muestra si es adecuada en el tipo de alimento, en la cantidad recibida y en el método de alimentación, es que el perro de deporte pueda realizar una función acorde a su genética y a su entrenamiento.

Cuando tengamos un perro y queramos someterlo a algún tipo de ejercicio regular, debemos tener muy presente que la visita al veterinario, para hacer una valoración de su estado real, es un paso previo fundamental. Y más, si pensamos en un nivel de competición. El profesional deberá contar con información detallada sobre el estilo de vida del animal, su alimentación, si vive dentro o fuera de casa, y del ejercicio que realiza hasta el momento por si mismo o inducido por nosotros.

Con esos datos y tras la realización de pruebas analíticas, se podrá valorar acertadamente la adecuación de cada animal al tipo de ejercicio que se le quiere exigir y así practicarlo con mayor garantía.

 

 


 

Sabias que...

La mayor parte de las visitas al veterinario de animales exóticos son por patologías derivadas de un mal manejo. Es imprescindible informarse acerca de la biología, necesidades alimenticias y requisitos ambientales antes de adquirir la mascota.

No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas y de servicios veterinarios

Servicios técnicos al ciudadano

Peritos Judiciales

Análisis triquinoscópicos

Veterinaria con gato

Puedes ver nuestros videos en:
canal veterinarios


Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante

Mendez Nuñez, 38 · 03002 Alicante
Tel.: 96 521 41 11 · correo electrónico