Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -
Política de cookies +

Mascotas y bebés

Cuando el nacimiento de un hijo se aproxima, y sobre todo si es el primero, los padres propietarios de animales de compañía comienzan a recibir un alud de comentarios y opiniones sobre las posibles interacciones negativas de la mascota con el bebé.

Pero no por ello debemos creer todo lo que nos cuentan. Una vez más, debemos ponernos en manos de los profesionales, consultando a nuestro veterinario de confianza, que es el que mejor conoce a nuestro animal. Normalmente nos habrá hecho seguir una adecuada pauta de vacunaciones y desparasitaciones, y si aún no lo hicimos, ahora ya no caben dilaciones. Con ello, nuestro bebé tendrá enfrente a un ser vivo en perfecto estado de salud, y podremos estar más tranquilos ante los lametazos del perro, que ante los besuqueos de muchos familiares y amigos... ¿o sabemos si ellos están desparasitados?

Una vez vista la cuestión sanitaria, nos detendremos en su comportamiento. ¿Quién mejor que el propietario conoce a su animal? nosotros sabemos si es obediente o no, y sobre todo, si tiene antecedentes agresivos.

Casi todas las mascotas reaccionan de forma sencilla, natural y previsible, ante la entrada de un bebé en el hogar. Por eso sabemos que es un error sacarlas de casa, para que vuelvan pasados unos días del nacimiento de un hijo. El animal se sentirá castigado, y no entenderá por qué. Además extrañará a esa cosa de olor penetrante, y al que todos le dedican su atención. Ahora bien, si la llegada del bebé ha de suponer cambios en las costumbres de la mascota, estos deben hacerse con al menos un mes de antelación, para evitar que el animal asocie ambos hechos, y culpe al recién nacido por lo que haya salido perdiendo.

¿Y qué es lo que debemos hacer? A la llegada del bebé al hogar, tendremos una habitación con su cuna y sus nuevos accesorios, entorno que nuestra mascota ya conocerá, por que le habremos permitido acceder a el previamente.

En el preciso momento de la entrada del bebé, con naturalidad lo dejaremos en su capazo en el suelo, y permitiremos bajo nuestra supervisión que el animal huela, vea, y sienta qué es “eso” que llega a su territorio. Mientras lo reconoce hablaremos de forma normal, sin estridencias, y daremos a nuestro peludo amigo muestras de cariño, que a partir de este momento será también amigo de nuestro hijo. Habrá entendido que ese pequeño ser vivo es uno más del grupo, y que es aceptado por nosotros, por lo que él también lo hará.

Finalmente, y para tener las mayores garantías de tranquilidad, además de seguir estas pautas, como norma y desde el primer momento, es preferible no dejar a solas al perro y al bebé.
 

Sabias que...

La mayor parte de las visitas al veterinario de animales exóticos son por patologías derivadas de un mal manejo. Es imprescindible informarse acerca de la biología, necesidades alimenticias y requisitos ambientales antes de adquirir la mascota.

No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas y de servicios veterinarios

Servicios técnicos al ciudadano

Peritos Judiciales

Análisis triquinoscópicos

Veterinaria con gato

Puedes ver nuestros videos en:
canal veterinarios


Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante

Mendez Nuñez, 38 · 03002 Alicante
Tel.: 96 521 41 11 · correo electrónico