Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -
Política de cookies +

El gato y el juego

El juego es una conducta típica de los mamíferos, sobre todo de los carnívoros. En el caso de los felinos, aunque en estado salvaje suelen ser animales solitarios, esto no debe hacernos pensar que los gatos domésticos no tengan interés o necesidad de juego.

Los gatos de corta edad lo utilizan como una forma de aprendizaje de las técnicas de caza. Además, les ayuda a adquirir un completo desarrollo, especialmente de su sistema nervioso y muscular, y una extraordinaria coordinación de su organismo con los estímulos exteriores.

Un gato que interacciona, que juega con sus hermanos de camada y luego con su familia humana, nunca tendrá problemas de timidez... Pero, ¿cuál es la razón por la que los gatos adultos siguen jugando?

El hombre quiere que su gato se comporte siempre como un cachorro, que le necesite, que demande, acepte y busque nuestras manifestaciones de cariño. Este intento de eterno mantenimiento de la etapa juvenil se consigue por la convivencia en los entornos humanos y por la total dependencia del hombre.

Es por ello que un gato adulto sigue manifestando un comportamiento de cachorro, como es el juego. Y no es que el gato en su ritual de juego esté persiguiendo, acechando o cazando una presa... ¡¡no!!... no le hace falta, su plato de alimento siempre está lleno. Se trata simplemente de un modo de pasarlo bien, de sentirse a gusto en su territorio... y en cierta medida, una manera de mantenerse en forma.

Lo que sí tenemos claro es que los animales, en esta caso los gatos, juegan si están tranquilos, cuando ninguna otra necesidad les preocupa ni requiere su atención. Por ello, se asocia el juego del animal a su bienestar. Así se explica que un gato que sale al exterior, que desarrolla gran parte de su tiempo de puertas afuera, dedique menos tiempo al juego, y se emplee a fondo en competir con otros animales por el territorio, por las presas o por la pareja.


Como bien saben los propietarios de gatos, su juego preferido es perseguir objetos en movimiento. Si estos no existen o no se les ofrecen, ellos se los buscan... ¡o se los inventan!

Pero si un gato no dispone de estímulos de juego, si no tiene qué perseguir, acechar y cazar, pueden aparecer problemas. No es poco habitual que haya personas cuyos gatos, les arañen o muerdan de forma sorpresiva, cuando menos se lo esperan.

En ese caso, estas acciones “agresivas” no son otra cosa que conductas de juego incorrectamente dirigidas hacia sus dueños. Esta inadecuada conducta del animal, se podría solucionar aportando más momentos de juego a su felino amigo, momentos de juego con elementos adecuados, y no forzando al animal a jugar con las manos del propietario.


 

Sabias que...

El virus rábico está presente en nuestro país en distintas especies de murciélagos. En caso de mordedura de uno de estos animales, se debe acudir inmediatamente a los servicios sanitarios.

No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas y de servicios veterinarios

Servicios técnicos al ciudadano

Peritos Judiciales

Análisis triquinoscópicos

Veterinaria con gato

Puedes ver nuestros videos en:
canal veterinarios


Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante

Mendez Nuñez, 38 · 03002 Alicante
Tel.: 96 521 41 11 · correo electrónico