Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -
Política de cookies +

Comer por el color

De siempre se ha dicho que con los ojos también comemos. La visión de una comida atrayente es capaz de desencadenar un apetito irresistible, aunque la cosa no solo queda en eso. Muchas veces valoramos tanto los alimentos por su color, que llegamos a rechazarlos si no tienen aquel que pensamos que han de tener.

Desde luego, es un aspecto a tener en cuenta que el color de un alimento puede ser indicativo de alteración o adulteración. También es el criterio al que damos más importancia a la hora de comprar carne.

Pero a veces el patrón que aplicamos no está justificado, aunque esté tan extendido, y llevamos a los productores a modificar el color de sus productos para mejorar o simplemente lograr su aceptación.

Porque por ejemplo, ¿compraría usted un yogur con sabor a fresa, que no tenga un color rosado? Lo cierto es que este producto sin colorante, sería totalmente blanco. El asunto puede tener otras connotaciones, como en el caso del engorde fraudulento del ganado vacuno con clenbuterol. Uno de sus efectos, es dar unas carnes mucho más claras de lo normal; justo el ideal de muchas personas mal informadas.

Muchos consumidores de huevos conceden una especial importancia al color de la yema, al asociarlo a características como "fresco", o "natural". Pero el color de la yema, nada tiene que ver con la calidad del huevo, y es fácilmente manipulable por el productor, añadiendo una mayor o menor cantidad de pigmentos carotenoides al pienso de las gallinas.

Con el color de la cáscara pasa lo mismo. Hay quien piensa erróneamente que los huevos de cáscara marrón son mejores, o que no proceden de productores industriales, y antes eran incluso más caros.

Otro tanto pasa con la carne de salmón de piscifactoría, al que también se le alimenta con un pigmento carotenoide llamado cantaxantina, que le da a su carne una tonalidad anaranjada. ¿Compraría una rodaja de salmón que no tenga este color? Este aditivo alimentario se usa con fines puramente estéticos, y no tiene efectos ni sobre el sabor ni sobre la calidad del producto. Aunque en este caso, la Comisión Europea aprobó en 2003 reducir las cantidades permitidas de este pigmento, ya que según estudios científicos, una absorción importante del mismo puede provocar su acumulación en la retina, y con ello afectar a la vista de las personas.

Así pues, tal vez deberíamos afinar nuestro criterio, y diferenciar cuándo el color tiene importancia, y cuándo se trata de un simple atributo imaginario. Pero para ello es necesario que nos esforcemos en ir mejorando nuestros conocimientos sobre los alimentos.

 

Sabias que...

La conducta del perro está motivada por un estímulo; el miedo y la defensa del territorio son las causas más frecuentes de agresividad, junto a las relaciones de dominancia.

No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas y de servicios veterinarios

Servicios técnicos al ciudadano

Peritos Judiciales

Análisis triquinoscópicos

Veterinaria con gato

Puedes ver nuestros videos en:
canal veterinarios


Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante

Mendez Nuñez, 38 · 03002 Alicante
Tel.: 96 521 41 11 · correo electrónico