Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -
Política de cookies +

La vista del gato

La evolución de cada especie a lo largo de los años ha permitido que los individuos que la componen, se doten de recursos suficientes para desenvolverse adecuadamente en su medio.

El gato doméstico ha pasado de la dura naturaleza al calor del hogar, del acecho y las carreras tras las presas, a comer “a mesa puesta”. Pero a pesar del radical cambio de estilo de vida, el gato sigue manteniendo unos sentidos tremendamente especializados. El más importante para su interacción diaria con el medio externo, sus congéneres y con el ser humano, es el de la vista.

Los pequeños cachorros de gato al nacer son sordos y ciegos. Estas deficiencias transitorias se ven cubiertas por un excelente sentido del olfato, que les acompaña desde su mismo nacimiento. Cuando cumplen los diez días de vida, aproximadamente, su deficiencia visual comienza a ser olvidada con la apertura de los ojos. En ese momento los pequeños felinos no son capaces de ver con claridad, y tardarán un tiempo variable en desarrollar su refinado sentido de la vista.

Aunque durante mucho tiempo se había pensado que los gatos sólo veían en blanco y negro, se puede asegurar que el gato sí es capaz de identificar los colores, principalmente el azul y el verde. En lo que casi todos los autores están de acuerdo, es en que los felinos no demuestran un gran interés por los colores, y sí por el movimiento de los objetos.

Una de las características que hacen que el gato este dotado de una excelente visión, es el tener los ojos en la parte delantera de la cara, al igual que los humanos. Ello le permite disponer de visión binocular. Esta característica les permite calcular de forma casi perfecta las distancias, lo que se evidencia por ejemplo, en la seguridad de sus saltos.

En lo que sin lugar a dudas el felino nos supera sobradamente, en más de un 50 por ciento, es en la visión nocturna. Las células fotorreceptoras del ojo que posee el gato, así como su capacidad de abrir su pupila hasta tres veces más que el ser humano, permiten una visión envidiable en la oscuridad.

Otra gran ventaja visual del gato, es su capacidad de cerrar la pupila en forma vertical, ante una luz deslumbrante. Con ello consigue que el haz luminoso que penetra en el ojo, pueda ser mínimo. Si a esto le añadimos que realiza un cierre de los párpados, acompañando al cierre vertical de la pupila, podemos decir que el gato posee, uno de los mejores filtros solares para proteger la vista que existen en la naturaleza. El único inconveniente es que en este estado, sus ojos solo son capaces de apreciar imágenes borrosas.

 

 

Sabias que...

La mayor parte de las visitas al veterinario de animales exóticos son por patologías derivadas de un mal manejo. Es imprescindible informarse acerca de la biología, necesidades alimenticias y requisitos ambientales antes de adquirir la mascota.

No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas y de servicios veterinarios

Servicios técnicos al ciudadano

Peritos Judiciales

Análisis triquinoscópicos

Veterinaria con gato

Puedes ver nuestros videos en:
canal veterinarios


Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante

Mendez Nuñez, 38 · 03002 Alicante
Tel.: 96 521 41 11 · correo electrónico