Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -
Política de cookies +

Urgencias

En la convivencia con un animal de compañía, la gran mayoría tiene totalmente asumido el tener que acudir al veterinario al menos una vez al año para poner al día vacunas y desparasitaciones. Lo que no muchos propietarios tienen tan claro es que su relación con un ser vivo puede acarrear un accidente, un problema imprevisto, y una actuación de urgencia.

Son muchos los sucesos que pueden llegar a producirse. Múltiples factores suelen unirse para que un desgraciado accidente ocurra. Pero si así es... ¿cómo debemos actuar?.

Existen muchos libros, informaciones más o menos técnicas, en las que se nos indican las mejores formas de aplicar un masaje cardiaco al perro, o qué tipo de manejo debemos realizar con un gato, que acaba de caerse por el balcón. Abundantes y fríos datos, pero... ¿saben ustedes, que es lo mejor que pueden proporcionarle a su mascota, en caso de accidente? Muy sencillo. Tranquilidad y un profesional.

Esto, que se argumenta de forma tan sencilla, en muchas ocasiones se torna en imposible. No siempre que aparece un problema tenemos cerca una clínica. Por ello, sería imprescindible tener anotados en casa y grabados en el móvil, los teléfonos de nuestro veterinario de confianza, y de la clínica de urgencias más próxima. En caso de encontrarnos de viaje, nos preocuparemos por conseguir similar información.

Si tenemos que enfrentarnos a una urgencia, debemos previamente tranquilizarnos, e intentar conseguir lo mismo con nuestro buen amigo. En muchas ocasiones, el dolor que siente el animal hace imposible ayudarle. Una persona herida, colabora más o menos con las indicaciones de los que intentan socorrerle. El perro accidentado, puede llegar a morder a su dueño. Un animal herido "no entiende" lo que le está pasando, y puede colaborar más bien poco.

Inmediatamente nos centraremos en el animal, le hablaremos de forma pausada, tranquila, y valoraremos su estado: respira, está consciente, sangra, dónde tiene las heridas, ver si puede tener algo roto, si se mantiene en pie.

Si el animal se deja manejar, aplicaremos el sentido común: presionaremos una herida que tiene una gran hemorragia, no moveremos una extremidad que está claramente rota, no probaremos a extraer cuerpos extraños clavados. Hay que intentar paliar lo más grave, con el menor número de actuaciones y movimientos.

Como norma general y como resumen debemos intentar mantener al animal tal y como lo encontramos, trasladarlo sin movimientos bruscos, y no intentar "colocar" ni "quitar" nada. Póngase en contacto telefónico inmediato, con su veterinario o con una clínica de urgencias. El profesional les indicará qué deben hacer; él será sus manos, y ustedes sus ojos.

¿Cuál es pues, el mejor utensilio para el botiquín de primeros auxilios? Sin lugar a dudas, un teléfono que pueda conectarnos inmediatamente con el profesional.


 

Sabias que...

Los gatos de corta edad utilizan el juego como una forma de aprendizaje de las técnicas de caza.

No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas y de servicios veterinarios

Servicios técnicos al ciudadano

Peritos Judiciales

Análisis triquinoscópicos

Veterinaria con gato

Puedes ver nuestros videos en:
canal veterinarios


Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante

Mendez Nuñez, 38 · 03002 Alicante
Tel.: 96 521 41 11 · correo electrónico