Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -
Política de cookies +

Bultos, protuberancias, tumores...

A lo largo de la vida de nuestra mascota, es posible que en alguna parte de su anatomíanaparezca un abultamiento que antes no habíamos podido apreciar. Tumores, abscesos, quistes, hematomas y grandes cicatrices, son los más habituales.

Cuando un propietario encuentra un bulto en su animal, y tras la lógica preocupación que provoca una posible patología, deberá plantearse unas sencillas preguntas: ¿Es la primera vez que lo veo? ¿Hay más en alguna otra parte de su cuerpo? ¿Y desde cuando lo tiene?

Tras revisar todas estas cuestiones, acudiremos de inmediato a nuestro veterinario. En demasiadas ocasiones un pequeño abultamiento no es tomado en suficiente consideración por parte del propietario, lo que empeora problemas de fácil resolución si se tratan a tiempo.

Una vez en la consulta, y tras requerirnos la información necesaria, el veterinario realizará una exploración física completa, con el fin de obtener el mayor número de datos posibles.

Luego pueden ser necesarias otras pruebas, como análisis de sangre y orina, y radiografías, tanto de la zona del abultamiento como de otras, en caso de sospechar que sea un tumor maligno. Estas últimas se hacen para descartar que el problema se haya reproducido en otras localizaciones. También se pueden realizar ecografías, toma de muestras, o resonancias magnéticas.

Con esta batería de pruebas buscamos un diagnostico certero, de qué tipo de patología es, y qué consecuencias puede acarrear en nuestro animal, así como una orientación clave para la elección del tratamiento a seguir.

En ciertos casos estas masas pueden llegar a desaparecer, por los propios medios del organismo del animal. Esto ocurre principalmente con los hematomas, las reacciones vacunales y algunos abscesos, aunque en la mayoría de ellos es necesario aplicar tratamientos, siendo el más habitual la cirugía. Aplicada a la extirpación de este tipo de masas, suele ser sencilla y efectiva, excepto en caso de tumores malignos.

En estos últimos, debemos tener muy presente que existen distintas valoraciones, en lo que se refiere a tiempo de supervivencia y tratamientos a seguir. Dependerá mucho del tipo de tumor, de su extensión, y de los órganos y estructuras que afecte.

Sea cual sea el tipo de abultamiento, protuberancia o masa que aprecie en su mejor amigo, no deje pasar el tiempo, acudiendo inmediatamente a la clínica.


 

Sabias que...

La horchata natural debe mantenerse a una temperatura de cómo máximo dos grados centígrados.

No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas y de servicios veterinarios

Servicios técnicos al ciudadano

Peritos Judiciales

Análisis triquinoscópicos

Veterinaria con gato

Puedes ver nuestros videos en:
canal veterinarios


Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante

Mendez Nuñez, 38 · 03002 Alicante
Tel.: 96 521 41 11 · correo electrónico