Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación de los usuarios, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando por esta web aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES. -
Política de cookies +

El pelo del gato

El gato es considerado por las personas como uno de los animales más interesados por su higiene “personal”. Esta merecida fama tiene su origen en el empleo de gran parte de su tiempo diario en el cuidado de su pelaje. Pero a pesar de contar con esta apreciada virtud, el propietario también debe tener en cuenta una serie de rutinas higiénicas indispensables.

Antes de la adquisición o adopción de un gato, habría que plantearse si se elige uno de pelo corto o largo. Lógicamente los primeros necesitarán una menor dedicación de su dueño, en lo referente al cuidado de la piel y del pelo. Es fundamental que no nos dejemos llevar por la belleza de un ejemplar de pelo largo, si no vamos a poder darle el tiempo y los cuidados que ese especial manto necesita. No olvidemos que un pelo bonito mal cuidado, es el origen de molestos problemas.

Para la consecución de una correcta higiene del animal, debemos plantearnos en algún momento el capítulo del baño. En primer lugar, hay que desmitificar la leyenda de que el gato odia el agua. Desde luego no aceptará de buen grado el contacto con el líquido elemento, si no le acostumbramos desde pequeño. Pero si lo hace, podemos estar seguros que será de lo más gratificante para el animal.

El gato es un ser limpio por naturaleza. Aunque parezca una exageración, suelen dedicar al acicalado de su pelo más de un tercio del tiempo que permanecen despiertos. Esta operación se denomina "atusado", y lo realizan ayudados de su lengua rasposa y de sus patas delanteras. Con ello consiguen aparte de higiene, algo tan importante como la obtención de momentos de relajación.

Es importante advertir que la ingestión de pelos durante el acicalado, puede llegar a producir obstrucciones intestinales. Para evitarlo será importante que el propietario tenga muy claros los beneficios del cepillado diario de su buen amigo. También se puede administrar al animal pasta o jarabe de malta, de forma rutinaria, para favorecer el tránsito intestinal.


Por último, mencionaremos que en ciertos casos el lamido llega a provocar problemas, como zonas sin pelo y lesiones cutáneas. Esto suele ser consecuencia de situaciones de estrés, o de ciertas patologías de la piel. Si observa estas u otras lesiones en el manto del animal, acuda inmediatamente a su clínica habitual. El profesional será el encargado de diagnosticar si se debe a una alteración del comportamiento, o a otro tipo de patología.

 

 

Sabias que...

Se estima que al año se consumen aproximadamente unas 14.000 toneladas de caracoles en España.

No te pierdas nuestro vídeo sobre la profesión veterinaria y la sociedad

mapa Baix Segura Baix Vinalopó Vinalopó Mitjá Alt Vinalopó L´Alacantí L´Alcoia La Marina Baixa El Comtat La Marina Alta

Buscador de clínicas y de servicios veterinarios

Servicios técnicos al ciudadano

Peritos Judiciales

Análisis triquinoscópicos

Veterinaria con gato

Puedes ver nuestros videos en:
canal veterinarios


Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante

Mendez Nuñez, 38 · 03002 Alicante
Tel.: 96 521 41 11 · correo electrónico